Fetichismo:El poder de los objetos sexuales​

Actualizado: 24 de oct de 2018

Es una forma más de encontrar excitación y placer, siempre y cuando no se transforme en una obsesión.


  • La palabra fetiche deriva del portugués “fetiço”, que significa hechizo. Alude a un ídolo u objeto de culto, de ciertos pueblos primitivos. A este objeto, al fetiche, se le atribuían propiedades mágicas derivadas de un dios o de una persona.

  • En el área sexual el fetiche es algo que se necesita de el/la compañero/a para alcanzar el goce sexual y nos habla de la vinculación erótica con un objeto inanimado o una parte del ser amado: pies, zapatos, medias, pieles, etc.

  • Pero… ¿Da igual cualquier objeto? El sexólogo Alex Comfort asegura: “No es lo mismo excitarse con un zapato que con una mujer en zapatos”.

  • En un sentido estricto, el fetichista necesita exclusivamente de una determinada condición u objeto para gozar del sexo, solo o acompañado.

  • El fetichista suele buscar un objeto de la mujer o varón deseados (ropa, una joya, unas sandalias) y por ese excluyente intermedio halla un placer solitario. Otras, busca una pareja con una característica determinada para satisfacerse.

  • De no ser así, no logra satisfacerse ni llegar al orgasmo, y esto es lo que le da un rasgo esencial al fetichismo: la necesidad imprescindible de ese rasgo u objeto, llevado al punto de una obsesión, para la meta sexual.

  • ¿Puede convertirse en una obsesión? (subt)

  • Sí. Cuando el fetichismo se acompaña de una gran carga de angustia, depresión y culpa es momento de recurrir a un/a sexólogo/a o a un psicoterapeuta.

  • Si no llegan a ese punto, los fetiches pueden ser un juguete más de placer en el encuentro erótico con la pareja.


0 vistas